<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1983499318457692&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Adherencia terapéutica

Cómo cuidar de personas mayores en casa y organizarse en familia

Existen diferentes roles al cuidar de un familiar o persona mayor. En este post te hablaremos de los cuidadores no profesionales, y cómo apoyarles.


Cuando un familiar empieza a hacerse mayor, acostumbran a ser sus hijos o allegados quienes se encargan de ayudarle en las tareas del día a día.  

Podemos hablar tanto de trámites burocráticos como los del banco, organizar su medicación, garantizar su higiene, o simplemente hacerles compañía.  

Antes de recurrir a los servicios de un cuidador profesional, existe un periodo de tiempo donde el anciano no cree necesitarlos, pero tampoco puede vivir de manera independiente. Por otro lado, también se dan circunstancias donde una familia no siempre puede permitirse estos servicios.

En ambos casos, su máxima prioridad es permitirle envejecer en casa sin perder adherencia médica. 

Te explicaremos cómo dar apoyo a los cuidadores que se hacen cargo del bienestar de nuestros seres queridos, y cómo gestionar estos roles familiares.  

¿Eres el cuidador principal o el cuidador a distancia? 

El envejecimiento acelerado de la población comporta que cada vez más personas deban hacerse cargo de familiares o amigos de edad avanzada.  

 

Comillas_Apertura

Entre el año 2015 y el 2050 se habrá duplicado el número de personas mayores. 

Comillas_Finales

 

 

En palabras de la OMS, durante el periodo comprendido entre el año 2015 y el 2050 se habrá duplicado el número de personas mayores. Hablamos entonces de un 22% de la ciudadanía.

En los núcleos familiares amplios las tareas al cuidar de personas mayores acostumbran a repartirse. Lo más común es que se haga entre hermanos, pero también podemos verlo en sobrinos o amigos cercanos.

Algunas de las tareas que podemos encontrar son la organización de la medicación, o asegurar la adherencia terapéutica

Los roles varían en función de la sinergia familiar, pero podemos distinguir dos factores clave al cuidar de una tercera persona:  

Cuidador principal: Aquél que asume mayor responsabilidad en el día a día de nuestro familiar.
Cuidador a distancia: Quien apoya al cuidador principal, pero no se involucra de manera tan intensa como lo hace el cuidador principal.  

Según El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés) existe un condicionante clave para distinguir al cuidador principal del cuidador a distancia. Fundamentalmente hablamos de la distancia que existe entre su residencia principal, y la de la persona que precisa los cuidados. Un cuidador a distancia vive, como mínimo a una hora de distancia.  

Por otro lado, también es común asumir ambos papeles en diferentes etapas de nuestra vida, e incluso variar en función del paciente. Por ejemplo, podemos ser el cuidador principal para nuestro padre, y al mismo tiempo el cuidador a distancia para su hermano (nuestro tío). 

 

Cómo ayudar en el cuidado de una persona mayor:  

El hecho de no estar físicamente cerca de la persona que recibe los cuidados y del cuidador principal, no significa que no se pueda ofrecer asistencia y apoyo de alta calidad. 

Como hemos comentado ya, el cuidador a distancia no puede invertir tanto tiempo. No obstante, existen recursos útiles tanto para apoyar al responsable principal, como también al paciente.  

En IMA te proponemos estos 3 recursos que pueden resultar de gran utilidad:  

    • Establece una comunicación regular: Es bien conocido que la soledad y la falta de contacto social dificultan la adherencia y repercuten en la salud del paciente. Llama a menudo para reforzar el vínculo con tu familiar. Cualquier tiempo de conversación telefónica es un beneficio para ambas partes:  puede suponer un descanso para el responsable principal, y al mismo una distracción para el receptor de los cuidados.  

    • Asume parte del peso económico: Elimina cargas financieras haciéndote cargo de algunos de los servicios que requiera el paciente: seguro privado, asistencia domiciliaria o limpieza.  

También puedes reforzar la adherencia terapéutica de tu familiar con sistemas de organización de la medicación. De esta manera aliviarás parte de la responsabilidad que acumula el cuidador principal, y sabrá que su padre o madre está tomando las pastillas correctas. 

    • Resume la investigación relacionada con la enfermedad, plan médico, el seguro o el centro de día para mayores, por ejemplo. Aun estando lejos, puedes realizar tareas burocráticas telemáticamente, así como conocer en mayor profundidad las opciones que tiene el paciente y las medidas que pueden tomarse.  

Ofrecer ayuda específica a alguien encargado de cuidar personas mayores puede agilizar su día a día, y beneficiar tanto su rutina como la del familiar al cuidado.  

 


icono1 icono2 icono3

 

¿Te ha quedado alguna duda?

Habla con nuestro equipo de asesores

WHATSAPP LLÁMANOS

Disclaimer

Disclaimer: En IMA ofrecemos consejos e información acerca de nuestros productos. Consulte con un experto antes de tomar cualquier decisión que pueda repercutir a su salud.

Similar posts