<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1983499318457692&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Organización de la medicación

8 preguntas a tu médico antes de organizar la medicación

¿Tienes dudas respecto tu nuevo tratamiento? Antes de organizar tu medicación, fortalece la adherencia terapéutica con estas sencillas preguntas.


¿Alguna vez te han preocupado los efectos secundarios que pueda ocasionar tu nuevo tratamiento? 

Establecer pautas y gestionar nueva medicación puede suscitar dudas e incertidumbre a los pacientes. Sentirse de esta manera es completamente normal. Sin embargo, debemos tener en cuenta que se trata de algo que mejorará nuestra salud y calidad de vida.

Es importante informarse del proceso y cómo afectará a nuestro cuerpo. En este blog te proponemos algunos tips que te ayudarán a comprender mejor esta situación.

¿Qué hacer cuando recibimos un nuevo tratamiento? 

Lo primero que debemos tener en cuenta al recibir un nuevo tratamiento es comprender qué es lo que más nos preocupa. ¿Sientes que afectará a tu rutina? ¿Crees que el formato no es el más adecuado? 

Presentar estas dudas al profesional sanitario nos ayudará a retomar el control de nuestro bienestar, y conocer por qué procesos está pasando nuestro cuerpo.  

Nosotros te proponemos una lista de 8 preguntas que pueden servirte de utilidad.

 

Preguntas imprescindibles antes de organizar la medicación.  

1. ¿Para qué sirve la medicación? 

Tras el diagnóstico de una enfermedad, nuestro médico prescribirá una serie de fármacos. Conocemos cuál es su fin, abordar la patología de la manera más efectiva, pero desconocemos de qué manera lo hará.  

Asegúrate de entender estos puntos antes salir de la consulta:   

  • ¿Cuánto va a durar el tratamiento? 
  • ¿Cómo va a ser el proceso de recuperación? 
  • ¿Cómo actuará este fármaco? 

2. ¿Estas nuevas pastillas son compatibles con mis tomas diarias? 

Nuestro médico deberá conocer previamente qué medicación estamos tomando. Esto incluyen suplementos alimenticios o productos de herbolario, así como las horas y días que los consumas. 

Te recomendamos hacer una lista completa, tanto de aquello que te ha sido recetado, como las pastillas y otros formatos con los que te automediques (un ejemplo puede ser el ibuprofeno si lo utilizas de manera regular, o cremas para el dolor muscular). De este modo podrá evitar interacciones farmacológicas perjudiciales.  

3. ¿Qué efectos secundarios puedo esperar? 

Los medicamentos pueden comportar diferentes reacciones en función del sexo, la edad, o el historial clínico que nos precede, por ejemplo. Sea cual sea la reacción adversa, debemos conocerla de antemano para no confundirla con otros síntomas de enfermedad.  

Por otro lado, saber qué esperar del tratamiento nos ayudará a detectar si nuestro cuerpo puede asimilar las dosis diarias, o debemos realizar un cambio en el plan establecido.  

4. ¿Cuánto cuesta la medicación? ¿Lo cubrirá la Seguridad Social? 

La pobreza farmacéutica es un cuestión cada vez más presente en los hogares españoles. Si dudas sobre los costes que puede suponer el nuevo tratamiento, te recomendamos explicar tu situación e informarte de alternativas más asequibles.  

5. ¿Con qué frecuencia debe tomarse el medicamento? 

Es importante adaptar tus horarios a las necesidades del tratamiento. Toma nota de estos puntos cuando recibas la prescripción:

    • ¿Cada cuántas horas debe tomarse?
    • ¿En ayunas, o después de comer?
    • ¿Cuántas veces al día debe hacerse?
    • ¿Durante cuántos días/semanas?

6. ¿Dónde guardar la medicación? 

El lugar donde almacenes tu medicación pude provocar que se deteriore o se vuelva menos efectiva. El calor, la luz y la humedad pueden alterar la eficacia de la medicación.

Algunos fármacos deben permanecer a temperatura ambiente, mientras que otros precisan temperaturas más bajas, por lo que se recomienda guardarlos en la nevera.

7. ¿Qué sucede si me salto una dosis? 

En IMA luchamos contra los descuidos y fortalecemos la adherencia terapéutica para evitar estos errores. Sin embargo, cuando no utilizamos sistemas de organización de la medicación como los SPD es posible confundirse.

En ocasiones la omisión de una dosis es inofensiva, mientras que otras veces puede tener consecuencias graves. Por ello es importante saber de antemano cómo actuar si se da tal situación.

8. ¿Existen alternativas no farmacológicas? 

Los medicamentos no son la única herramienta para fortalecer nuestra salud. Una alternativa puede ser el ejercicio y los cambios de dieta, o acudir a un fisioterapeuta.

Un ejemplo de ello sería incluir alimentos cuyos componentes ayuden al tracto digestivo, o sean ricos en calcio.

Esta decisión siempre debe ir apoyada por el criterio del profesional sanitario, y no debe suponer una interferencia con otros medicamentos que estemos tomando.

 

Accede al tratamiento de manera fácil y sencilla.  

IMA también puede ayudarte a aliviar la carga que supone la organización de la nueva medicación a través de sus planes. Descubre el servicio SPD, donde un farmacéutico organizará tu medicación, y la recibirás ya preparada en la puerta de casa.

icono1 icono2 icono3

 

¿Te ha quedado alguna duda?

Habla con nuestro equipo de asesores

WHATSAPP LLÁMANOS

Disclaimer

Disclaimer: En IMA ofrecemos consejos e información acerca de nuestros productos. Consulte con un experto antes de tomar cualquier decisión que pueda repercutir a su salud.

Similar posts